viernes, 19 de agosto de 2016

Cantabria infinita - 1ª parte


Vista desde la playa de Merón
San Vicente de la Barquera
Atardecer y media luna en el barrio de Bielva

Paré aquí porque me llamaron la atención la altura de los cáctus

La casa de los cáctus, en el barrio de Bielva

Golondrina común (Hirundo rustica) en San Sebastián de Garabandal
Panorámica del Desfiladero de la Hermida desde el mirador de Santa Catalina

Desfiladero de la Hermida. Las fotos 1 - 2 y 3 son las que hice con el Sigma 150-600mm sport

Foto 1. Se ve a un hombre descansando después de la escalada

Foto 2. Las flechas negras indican las personas que están escalando

Foto 3. Las flechas rojas indican las personas que están escalando


Potes

Vista desde la carretera que va a Vejo

Peñas de la Horcada Cimera, desde el monumento al Corzo en el puerto de San Glorio

De izquierda a derecha los montes Las Cárceles, Majada de Geles, Majada de los Pastores y Peña del Portillo de las Yeguas, desde el monumento al Corzo en el puerto de San Glorio

Collado de Llesba (1710 m) con los Picos de Europa al fondo

Pista de subida al mirador de Santa Catalina
Monumento al Corzo en el Puerto de San Glorio

Dos matrimonios que conocí en el Collado de Llesba, las siguientes fotos son de uno de sus maridos, ellas y sus hijos




Vacas pastando con los Picos de Europa de fondo

El Monumento al Oso Pardo

Contraluz con el final del atardecer de los Picos de Europa

El Monumento al Oso Pardo y las estrellas
Vía láctea desde el Collado

Desde el Collado de Llesba capté la cabina del teleférico que sube a los Picos de Europa

Distintas fotos del detalle de los Picos de Europa desde el Collado de Llesba con teleobjetivo




Bajada del Puerto de San Glorio, contraluces de los montes, peñas y la vaca solitaria

Hórreo en Bores

Desde La Vega, la Peña del Cueto, dominando las vistas

Peña del Cueto (1952 m)

Puente de madera en Ojedo

Ayuntamiento de Ojedo


Dos atardeceres (ésta y la imagen de abajo) del Desfiladero de la Hermida



Una familia francesa, procedentes de Royan, pasamos la noche en el mirador de Santa Catalina